21 de mayo de 2012

TRIATLON DE BILBAO

Con un día infernal en cuanto a lo que la meteorología se refiere nos esperaba este sábado el II Triatlón de Bilbao, el cual se disputaba sobre distancias de 1900m nadando, 90km en bici bastante duros y 21Km a pie por un recorrido bonito alrededor de la Ría y del Museo Guggenheim.
Antes de salir todos sabíamos que el día iba a ser durísimo por la lluvia y por el frío y entre los triatletas comentábamos “¿te vas a poner algo en la bici?”, “¿tienes crema calentadora?”…. pero ninguno de esos remedios iba a ser válido para evitar que pasásemos el frío que pasamos.
Los 15 minutos previos al inicio de la carrera fueron eternos, descalzos, con el neopreno puesto y fuera del agua hasta que dejaron meterse a las chicas que salían 5 minutos antes que nosotros. Arrate con un gesto me dijo que el agua estaba helada, algo que pude comprobar por mí mismo minutos después.
La natación consistía en bajar en dirección al mar por la ría unos 800m, giro de 180º y subir de nuevo otros 1100m aproximadamente. Como la marea estaba subiendo lo ideal era bajar lo más pegado a la orilla para evitar la corriente y subir por el centro para aprovecharte de ella. Pero claro, eso lo sabíamos todos y coger la orilla para bajar sin recibir demasiados golpes era bastante utópico por lo que después de intentarlo durante un buen rato al final preferí nadar con menos agobios aunque fuese más por el centro hasta el giro. La vuelta fue más fácil pero la realidad es que los primeros triatletas me sacaron bastante tiempo en este segmento en el que tengo que seguir mejorando, sobre todo en lo que a colocación, agobios, etc… se refiere ya que cuando nado sin esos condicionantes mis ritmos son bastante aceptables.

Al salir del agua estaba diluviando, y con el frío que había pasado no era fácil acertar para abrocharme el casco y ponerme el maillot (teóricamente seco) que me había dejado preparado. Una vez me subí en la bici comencé rápidamente a adelantar puestos hasta que en el Km4 o así vi que tenía a Arrate a la vista, señal de que había nadado bastante bien pero justo en ese momento ella se paró a la derecha de la carretera, le pregunté si estaba bien y no oí ninguna respuesta mientras que la vi que hacía por abrocharse el chubasquero por lo que simplemente pensé que se había parado a eso y yo seguí mi marcha. Sin embargo, en el primer punto de retorno me fijé en que no venía y supuse que se habría retirado, por lo que en todo momento estuve algo intranquilo. A pesar de todo ello traté de seguir lo más concentrado posible y poco a poco fui adelantando triatletas, sobre todo en las subidas, ya que en las bajadas, con el suelo mojado, con la escasa potencia de frenado de las ruedas de carbono cuando hay agua y con las manos congeladas había bastante gente que bajaba más rápido que yo, pero no quería arriesgarme a sufrir una caída.



El Alto de Vivero que se subía dos veces era lo más exigente del recorrido ciclista

Sin pena ni gloria acabé el segmento ciclista en el puesto 15º, sabiendo que el pódium y los puestos de honor estaban inalcanzables pero con la sensación de estar físicamente bastante entero y con fuerzas, algo que no me había pasado ni en Lisboa ni en el Ecotrimad, por lo que me propuse hacer la carrera a pie lo mejor posible sin preocuparme por la posición.
Una vez llegué a la T2 y vi que Arrate estaba bien, me tranquilicé un poco y me puse a correr a mi ritmo, no llevaba Garmin ni nada así que solo iba a guiarme por mis sensaciones. Salí de boxes junto a Ander Aguirre, quien ya ha demostrado en algunos duatlones que tiene un nivel similar al mío corriendo por lo que le dejé marcar el ritmo hasta que cogimos a Mikel Calahorra. Sobre el Km2 me di cuenta de que Ander no iba bien así que me puse a encabezar el terceto hasta que me quedé solo. A partir de ahí la carrera fue algo aburrida, simplemente tratando de no perder la concentración para no bajar el ritmo y un poco perdido en cuanto a puestos ya que aunque me di cuenta de que adelantaba a Cofiné y a un extranjero, también fui sobrepasado por Albert Moreno y por Iurgi Etxeandía, así que no tenía nada claro cómo iba hasta que ya en casa pude ver las clasificaciones y ver que había quedado el 12º.


Es muy probable que haya gente que piense que podría o debería haber estado más arriba pero esta vez quiero dejar claro que me doy por satisfecho con el resultado sobre todo porque recuperé las sensaciones que había perdido hace dos semanas en Lisboa cuando me hundí en la carrera a pie y que fueron nefastas hace una semana en el Ecotrimad, unas sensaciones muy importantes y que me dan confianza en mí mismo, sabiendo que puedo afrontar con garantías este tipo de pruebas y sabiendo también que en Bilbao perdí unos minutos muy valiosos en las bajadas que no tienen por qué perderse en otras carreras con una meteorología mejor.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

buena carrera y buena cronica!!

enkarterri triatloi

Bernardo dijo...

más allá de buenos o menos buenos resultados tienes que valorar todas las competiciones que has disputado esta temporada.Eres un todo terreno y en cuanto terminas una prueba ya estas pensando en la siguiente.
Quizá un poco de recuperación para la próxima y dar el 110%...? Suerte! B.

MACARENA CARMONA PALACIOS dijo...

Sigue luchando, en cuanto soluciones lo del agua,todo saldrá rodado..

david maurelle sanchez dijo...

Yo creo que lo importante es las conclusiones que tu saques de tu propia carrera,y si para ti son positivas pues perfecto.enhorabuena jose,en esas condiciones no todo el mundo hubiera acabado.un abrazo

Anónimo dijo...

Jose,

Eres una maquina, sigue asi, eres un ejemplo a seguir

un abrazo

Jorge

Publicar un comentario en la entrada

 
Jose Almagro Valero © Copyright 2010 | Reservados todos los derechos | Contactar | Adapted by Bufalo King | Inicio