19 de julio de 2014

TRIATLÓN VITORIA (DISTANCIA IM) 13/07/14



Ya han pasado 4 días desde el Triatlón de Vitoria (Distancia Ironman) y creo que ya se me ha enfriado la cabeza lo suficiente para poder escribir la crónica de la carrera. Bien es cierto que estos tres días anteriores no he tenido mucho tiempo para sentarme delante del ordenador a escribir ya que hoy estoy empezando mis vacaciones y he estado bastante centrado en temas de trabajo para poder marcharme lo más tranquilo posible.

Ahora mismo estoy en un avión entre Ámsterdam y Río de Janeiro, el segundo de los cinco que tenemos que coger hasta nuestro destino final, Porto Seguro.

Llegaba a la prueba de Vitoria con ganas, me sentía bien preparado, conocía a la perfección los recorridos y casi era como correr en casa. La mala carrera que me salió en 2013 me motivaba para que no se repitiera lo mismo en 2014. La semana previa transcurrió con normalidad, el viernes tuvimos el briefing para los élite al que asistimos muy poquitos y luego estuve en la rueda de prensa ya que tanto Arrate, como Estrangeiro (que estaba en nuestra casa porque hacía el Half) tenían que estar allí.

El sábado fue el típico día pre-ironman, salí en bici con Estrangeiro e hicimos 45´ con algún cambio para activar las piernas, seguidamente 15´ de carrera y después 750m de agua, comimos prontito, un poco de siesta y al final estuvimos toda la tarde danzando ya que había que llevar las bicis a la T1, desinfectar el neopreno y después llevar la bolsa de carrera a pie a la T2.



Arrate, Estrangeiro y yo con Mario, el organizador del Half de Ribadesella donde estaremos en septiembre

El domingo era “el gran día”, la salida era a las 8:00 y a las 4:30 me puse el despertador, Arrate y yo desayunábamos sin mucha conversación y con los ojos casi cerrados y la primera sonrisa del día la puso Estrangeiro cuando apareció en la cocina y dijo “¡Muchachos, que sois unas bestias, que vais a hacer un Ironman!”, en ese momento no sé si prefería ser él, que solo iba a hacer el Half o alguno de mis perros, que dormían plácidamente en el sofá. Pero no había marcha atrás, a las 5:45 cogimos el autobús que nos llevaba a la T1 y tras revisar que todo el material estuviera bien me puse el neopreno, sobre todo para no tener frío ya que estábamos a 12º




La salida se retrasó un poco sobre el horario previsto pero sin darme mucha cuenta allí estaba, con el dorsal 2, dirigiéndome a la playa de Landa para afrontar 3800m de agua (dos vueltas de 1900m a la que los del Half solo daban una). Tenía toda la intención y la intuición de que iba a nadar bien pero nada más lejos de la realidad, me había colocado en el lado izquierdo del grupo de unos 80 triatletas que salíamos en la primera tanda y un juez nos explicaba que algunas boyas eran de referencia, en ese momento, en el lado derecho suena un bocinazo y todos al agua, yo tenía las gafas quitadas, me las puse y me metí lo más rápido que pude pero ya iba muy atrás, aún así mantuve la calma, pero me las había colocado mal por lo que tuve que parar y me quedé literalmente el último de todos. De hecho, hay un vídeo en el que esto se ve perfectamente, pero no lo cuelgo porque me da hasta vergüenza de cómo pude ser tan novato y tan “globero”. Después de esto, los primeros 100m fueron muy duros a nivel mental porque sabía que había hecho una “cagada” gorda en el primer minuto de carrera pero no quedaba otra que olvidarlo y seguir. Poco a poco cogí ritmo y me junté con un grupillo de gente de mi nivel, con el cual hice casi toda la primera vuelta y toda la segunda, entre ellos estaba Pedro Oviedo, que me reconoció y me hizo un gesto para que fuera con él. De la natación poco más puedo reseñar, simplemente que perdí casi 9 minutos con el primero que salió del agua, algo más de lo esperado.







Transición rapidilla y a la bici, por delante 180Km para mi gusto durillos porque aunque no había grandes desniveles, el asfalto es rugoso y el sube-baja de las carreteras que rodean Vitoria es continuo, a eso hay que sumar el viento (aunque hay que decir que se portó bastante bien para como suele soplar por allí).







Mi segmento de bici fue bastante bueno, mejor de lo que yo pensaba que estaba haciendo en ese momento, quizá el mayor problema fue que no tuve ninguna referencia, había salido del agua convencido de que iba muy atrás y muy lejos de cabeza y con poca fe en mi mismo por lo que quizá arriesgué demasiado poco. Eran 3 vueltas, una corta de 40Km y dos largas de 70Km en las que traté de centrarme solo en mi carrera, en no dejarme influir por los cambios de ritmo de algunos rivales que marchaban cerca de mí y en comer y beber según las pautas que me había marcado previamente y cuando yo pensaba que marcharía hacia la posición 20º, la realidad era que había remontado hasta estar 10º (pero yo de eso no era consciente).

Como digo, quizá el centrarme única y exclusivamente en mí y en hacer la bici tal y como me la había planteado a la larga fue algo positivo y llegué a la T2 en 9ª posición, bastante lejos del primer clasificado (Alejandro Santamaría) que me sacaba unos 20´ pero relativamente cerca del resto de competidores. Para mí fue una sorpresa total cuando mientras me ponía las zapatillas le pregunté al voluntario que estaba conmigo “como voy” y me dijo, “entre los 10 primeros, con unos cuantos bastante cerquita”.










Entonces llegó el segmento de carrera a pie, toda maratón tiene su dureza pero tengo que decir que gracias al público y a la cantidad de caras conocidas el sufrimiento fue más llevadero. 4 vueltas de 10,5Km por delante y nada más empezar a correr veo a mi padre entre toda la multitud, choco la mano con él y me anima mucho saber que está ahí un año más (el año pasado vino y vivió lo mal que me sentó mi retirada), un poco más adelante mi amigo y compañero de entrenos Arkatiz Castellanos, llega el Km2 y veo al portugués Antunes parado con calambres, ya voy 8º, y sigo viendo caras conocidas que me animan cada poco, mi amigo Fernando Corres, Martin Fiz, Joseba y Gorka Beloki, Ciro Tobar, la familia de Arrate que además está con nuestros perrillos en un avituallamiento, Jorge Morales, Maider Gaztañaga, Gurutze Frades, Estrangeiro (que ya estaba duchado el muy cabrón –con cariño- tras haber quedado 2º en el Half), Esther Leal, Alberto Bravo y su novia Garbiñe, Eneko Llanos, mis amigos de Bulletbike y muchas otras personas que sería imposible nombrar, pero que sabiendo que soy “Vitoriano de adopción” me llevan en volandas en muchos puntos del recorrido. A pesar de esto, la carrera sigue y tengo que sufrir, hago fuertes los primeros 10Km, soy consciente de que estoy arriesgando pero si quiero luchar por un Top5 es la única opción, paso el diez mil en 41´ clavados y veo que sigo siendo capaz de mantener ese ritmo de 4´05´´ - 4´10´´ con cierta facilidad, me voy acercando bastante a Luis Feliz y Roberto Corujo por lo que el 6º puesto está a la vista pero en cambio en el Km 17 me adelanta Alexis Rodríguez como una moto y un poco más tarde Juan Salvador Díaz. Esto me hunde un poco, vuelvo a estar 9º y desde el Km18 hasta el 31 paso una crisis gorda, me cuesta mantener un ritmo de 5´/Km y empiezo a pensar en no perder el Top10. Por suerte, gracias a que en todo momento cuidé la alimentación y la hidratación y a los ánimos del público la última vuelta se me hace bastante bien, me permito el lujo de saludar a los más allegados cuando paso cerca de ellos y finalmente mantengo mi puesto que es el 8º en línea de meta tras la retirada final de Alexis.





En esos momentos en los que llego a meta en 8ª posición con un tiempo de 9h12´ lo que más me apetece es dar un abrazo a mi padre, cambiarme de ropa y disfrutar del ambientazo de Vitoria y de la gran carrera que está haciendo Arrate ya que aunque no la había visto en toda la prueba sé que marcha tercera. Pero no pudo ser, nada más cruzar la raya me dan una botella de agua y me informan de que tengo que ir a pasar control antidopaje así que debo ir directo al control médico. El problema es que al inicio de la maratón había parado a hacer pis y en el momento de cruzar la meta, a pesar de haber bebido bien estoy totalmente deshidratado por lo que finamente tuve que estar hasta las 21h54´ (es decir más de 4h) para conseguir orinar los 100ml de cantidad mínima que se necesitan para el control. 





Como he dicho al principio, he esperado a tener la cabeza fría para poder valorar adecuadamente mi carrera: Debo decir que estoy satisfecho, tras la retirada del año pasado me conformaba con no pasarlo “fatal” y desde luego no fue así. Me habría encantado hacer un sub 9h y también haber entrado entre los cinco primeros pero no pudo ser, creo que lo tengo a mi alcance pero que por ahora debe esperar. Es el quinto IM en el que participo y el tercero que termino y aún cometo errores, el primero fue el de la natación (imperdonable e injustificable), el segundo no fue un error mío sino de las circunstancias de la prueba el no tener referencias de cómo iba y quizá no exigirme el 100% en bici y el tercer fallo para no lograr una marca mejor fue arriesgar saliendo fuerte en la maratón, pero de este último no me arrepiento, me daba igual quedar 8º, que 9º que 10º pero en cambio me hacía ilusión el Top5 así que arriesgar en la carrera a pie era lo que tenia que hacer.

Con esta prueba pongo punto y final a una primera parte de la temporada con la que me quedo muy satisfecho, muchas pruebas, ninguna retirada y bastantes buenos resultados que resumiré en otra crónica dentro de unos días. Ahora vienen por delante 3 semanas para descansar, entrenando suave y sin presión y luego retomar la rutina para la última parte de la temporada donde con certeza estaré en el Half de Ribadesella, Desafío Doñana y Full ICAN Gandía. Es posible también que intente hacer IM Calella en GGEE para buscar una clasificación en mi grupo para Hawaii 2015 aunque para ello necesitaría encontrar algún apoyo económico que me permitiese realizarlo.

Quiero despedirme felicitando a la organización del Triatlón de Vitoria por su increíble trabajo para sacar adelante y con un éxito rotundo una prueba de estas características, a Arrate por su tercer puesto que le viene de maravilla después de mucho trabajo realizado y sobre todo al público que fue espectacular, una auténtica pasada que hacía que cada poco tiempo se me pusiera la carne de gallina. A todos ellos: GRACIAS

¡Ah! Y una cosa más, los que me conocéis sabéis que no soy una persona demasiado crítica, pero hubo algo que me dolió y me llamó la atención. Si hay algo que me gusta del triatlón y que para mí lo hace un deporte precioso es que es un deporte “justo” en el que la carrera pone a cada uno en su sitio y que consiste en una lucha individual. Tengo que decir que había demasiados pelotones y demasiado drafting. No hagamos feo con estas cosas un deporte bonito.


PINCHA AQUÍ PARA VER LAS CLASIFICACIONES


1 de julio de 2014

HALF VILLA DE MADRID / SKODA TRIATHLON SERIES

Este fin de semana han tenido lugar en Madrid las Skoda Triathlon Series en la Casa de Campo, más de 3600 triatletas hemos estado allí participando en diferentes pruebas y distintas distancias de lo que tradicionalmente se ha llamado el Triatlón Villa de Madrid.

Aprovechando que Arrate tenía que correr el sábado en distancia Sprint para coger puntos para la TTL de Taymory, yo decidí inscirbirme al Half el domingo como entreno de calidad y último test serio de cara al IM de Vitoria para el que solo restan 12 días.

La semana para mí había transcurrido bastante bien, el domingo anterior estuve en el Campeonato de Madrid de Contrarreloj en el que realicé un papel digno con un 6º puesto en la general de todas las categorías participantes y en el que pasé un buen rato junto con la gente de FUJI. A partir de ahí he estado entrenando bien los tres deportes y llegaba al fin de semana un poquito cansado, pero no quería levantar el pie de entrenos porque lo que verdaderamente me importa ahora mismo es Vitoria.

 En la CRI de Boadilla, con Tino Anguita, uno de mis principales apoyos

 Da gusto entrenar en Body Factory Prado de Somosaguas, toda la piscina para mí.

En bici con mi amigo y compañero Carlos Abellán

 El jueves hice unos "miles" en Navalcarbón para activar las piernas

El sábado estuvimos allí toda la mañana y nos pudimos dar cuenta de la magnitud en cuanto a infraestructuras y gente de las Skoda Triathlon Series, Arrate quedó 4ª en el Sprint y cuando pudimos nos volvimos para casa para guardar fuerzas, pues ella decidió que también correría el Half el domingo.

 Ana Fernandez Quejo y Arrate junto a Omar Tayara en el Stand de Taymory

Al día siguiente, la salida del Half era a las 7a.m. por lo que me levanté a las 3:30 para desayunar con la típica pregunta rondando mi cabeza de "quién me mandará". Salimos pronto de casa y a las 5:45, aún de noche aparcamos cerca de los boxes en el parking del Lago. A las 6 abrieron y tras colocar todo nos quedamos un rato en el coche y a las 6:45 fuimos a la cámara de llamadas. 

La natación eran 2 vueltas de 1000m para completar un total de 2Km a nado sin neopreno y yo me situé a la derecha del todo. Salí fuerte por mi lado sin nadie que molestase mucho y llegué a la primera boya entre los 20 primeros. A partir de ahí mi natación fue un poco aburrida, traté de no perder los pies del grupo que llevaba haciendo en algunos casos algún esfuerzo extra cuando alguien se cortaba y finalmente salí del agua 13ª a unos 2´30´´ del primero.

Hice la transición rapidilla pero sin morirme y adelanté algunos puestos a pesar de que me dí un golpe fuerte en un pie que por un rato me preocupó pero que por suerte el dolor se me fue pasando. Cogí la bici dispuesto a remontar pero no a "dejarme la vida", pues no quería desfallecer y sabía que este segmento, a pesar de que solo eran 80Km a 4 vueltas de 20Km se iba a hacer duro debido al viento y a las dos subidas que había en cada una de las vueltas.
En los primeros Km adelanté algunas posiciones pero no tenía muy claro como iba hasta que en un cruce me dijeron que iba 2º a 1´30´´ de cabeza de carrera. Debía ser algo menor la diferencia porque en la primera subida de Garabitas, sobre el Km 15 di caza a Alejandro Sanchez que marchaba primero haste ese momento.
Me quedaban tres vueltas de 20Km y a partir de ahí mi segmento de bici fue bastante fácil de resumir, concentración, buen ritmo y sobre todo la cabeza puesta en el IM, con un ritmo fuerte pero no agónico y pensando en comer y en beber con la meticulosidad que requiere una prueba de larga distancia. El único "pero" a este segmento es que debí tragar mucha agua nadando e irremediablemente tuve que parar a "mear".

Llegué a la T2 y no sabía cuál era mi ventaja sobre mis perseguidores, ni siquiera sabía quién venía segundo y tercero así que hice la transición tranquilo y salí a correr con un planteamiento claro. Este segmento eran 4 vueltas de 5Km para completar un total de 20Km así que pensé en dar bastante fuertes las 2 primeras para asegurarme la victoria y no dar opción "psicológica" a mis rivales de que pensaran que me podían coger y luego ya, si era posible, dejarme llevar un poco más para no fatigarme en exceso. Puse un ritmo según mi reloj de aproximadamente 3´40´´/Km y así hice los primeros 10Km hasta que ví que mi ventaja era superior a los 10´ sobre el segundo, Alejandro Sanchez y sobre Sergio Tizón que iba 3º muy cerca de Alejandro. En la tercera vuelta quise levantar el pie pero la verdad es que me encontraba bastante cómodo a esos ritmos y prácticamente los mantuve y en la cuarta y última vuelta ya sí que aflojé y la hice a 4´ o 4´05´´/Km más o menos...




De esta forma, relativamente cómoda (porque nunca es realmente cómodo ni fácil correr un Half y que todo salga bien, que no haya problemas de estómago, averías, dolores...) pude ganar el Triatlón Villa de Madrid por delante de Sergio Tizón (2º) y Alejandro Sanchez (3º), una carrera que me da bastante moral para Vitoria, no solo por el resultado sino también por las sensaciones.

Arrate por su parte quedó 3ª por detrás de Natalia Raña y Patricia de la Llave en un fin de semana muy duro para ella. Por segunda vez en más de dos años que llevamos juntos hemos coincidido en un podium :)




Junto a Omar Tayara y todo el equipo de Taymory


La semana terminó bien, disfrutando de una terraza en Madrid con buenas vistas y buena compañía


15 de junio de 2014

TRIATLÓN DE ZARAUTZ 2014

Ayer participé en el mítico Triatlón de Zarautz, una prueba que fui a ver en 2012 y que me llamó mucho la atención por la gran cantidad de público y de la que a todo el mundo había oído hablar bien.

Siendo realistas, en esta carrera para mí era difícil lograr un buen resultado ya que las distancias están un poco descompensadas 2900m natación + 81Km bici + 20Km carrera y con esa natación tan larga y encima en mar abierto la diferencia de tiempo que me sacan los primeros es insalvable, más aún sabiendo que en la salida estaban Aguirresarobe, Oulleres, Fraser Carmell, Estrangeiro, Pakillo Fdz. Cortés, Diego Paredes, Pedro Miguel Reig, Unanue y muchos otros nombres de primer nivel. Por ello, desde el primer momento pensaba en esta prueba como una carrera para disfrutar y un buen entreno de calidad, lo que no quiere decir que no fuese con intención de hacerlo lo mejor posible.








La salida de las chicas era a las 14h y la nuestra a las 14:15, la espera se hizo larga ya que llegamos la playa de Getaria a las 12:45 y teníamos 1h30´ nada más que para esperar y calentar. Poco a poco el tiempo fue pasando y tras observar la salida de las chicas me situé en la parte delantera de la cámara de llamadas. La natación eran 2900m lineales con un par de boyas de referencia para ir de Getaria a Zarautz y como siempre, me daba miedo que siendo 700 participantes me dieran muchos golpes. Traté de situarme a la derecha del todo pero fue imposible, se dio la salida y desde el primer metro los agarrones y los golpes eran incesantes. Al contrario de lo habitual no me agobié mucho y pensé solo en “nadar”, pensé que poco a poco el tema se iría relajando ya que teníamos todo el mar para nosotros pero increíblemente cuando llevábamos unos 500m todo seguía igual y me entró un poco de “claustrofobia”. Tuve que hacer un par de brazadas a braza para ubicarme y coger aire y seguir nadando. A partir de ahí la cosa fue más tranquila, íbamos un grupo enorme de gente y yo me limitaba a poner un brazo delante del otro y avanzar con el agradable “sube baja” del oleaje que la verdad que me gustó jaja. Salí del agua un poco “harto” y con ganas de montarme en la bici a unos 9´ (según el público) de la cabeza.




El segmento de bici eran 2 vueltas de 28km subiendo el Alto de Meagas y con bastante viento + una vuelta de 25km subiendo los muros de Aia y Txurruca. Mi idea era clara, hacer la bici a muerte y ver hasta dónde llegaba, en esta carrera más que en ninguna otra no tenía absolutamente nada que perder así que arriesgué y en esos primeros 56km de las dos vueltas a Meagas logré acercarme bastante al grupito en el que marchaban del 6º al 10º clasificado pero tanto esfuerzo lo acabé pagando en la última vuelta de 25km en la que sufrí bastante para poder aguantar la estela de Aitor Reguillaga (con quien hice casi toda la prueba) y de Beñat Lekue.


Finalmente me bajé a correr en el puesto 14º un poco perdido de referencias respecto a los de delante y sin tener claro como venía la cosa por detrás. Reguillaga pronto me sacó ventaja así que desistí de ir con él, además, me estaba “meando” así que en los primeros aseos que ví paré para poder hacer cómodo el resto de la carrera. Hacia el Km4 de los 20 que componían este segmento me dijeron que efectivamente mi puesto era el 14º y que quitando a Reguillaga, los demás me sacaban 3´30´´ o más y en un punto de giro pude comprobar que tampoco tenía demasiada presión por detrás así que lo mejor que podía hacer era poner un ritmo relativamente cómodo y mantener. Me propuse mentalmente poner ritmo “ironman” con vistas a Vitoria, ya que queda menos de un mes para ello y traté de mantenerme siempre entre 3´55´´ y 4´05´´ y caminando rápido en los avituallamientos mientras bebía, básicamente lo que hago en un IM. No creo que en Vitoria consiga mantener eso durante los 42km pero la verdad es que ayer los 20km que hice a ese ritmo me resultaron bastante cómodos y de hecho me sirvieron para adelantar 2 posiciones.





Como resumen de esta carrera me quedo con la organización y el público que fueron espectaculares y sobre mi prueba no puedo decir mucho, me hubiera gustado haber andado un poquito más en bici y acercarme más delante pero no pudo ser así que me tengo que conformar con un 12º puesto final que creo que es lo que me merezco y que me deja satisfecho por haber participado por primera vez en esta carrera tan espectacular.



Terminamos el día en buena compañía con la cena que la organización ofrece a todos los participantes




3 de junio de 2014

SEVILLA HALF TRIATLÓN 2014

Con un poco de retraso escribo mi crónica del Half de Sevilla, he estado esperando a tener alguna imagen para poder ilustrala.

La prueba tuvo lugar el pasado sábado y yo acudía con ciertas dudas. Por un lado se que estoy en un buen momento de forma pero por otro había corrido el Half de Bilbao 6 días antes y esos esfuerzos suelen pasar factura. Éramos 700 participantes y la verdad, no me había parado a mirar uno por uno los inscritos, aunque sí sabía que habría rivales muy fuertes como el olímpico Josemi Perez y el especialista en media y larga distancia Pedro Miguel Reig. Aparte, gente como Juan Salvador Díaz o algún portugués también podían dar guerra.

La salida era a las 15:30 y el segmento de natación se componía de 2 vueltas a un rectángulo de 900m en el Río Guadalquivir. A mí, como siempre, me agobiaba un poco el salir tanta gente a la vez, los golpes, los agarrones... y aparte tenía el handicap de que se nadaba sin neopreno, que eso me hace perder más tiempo con los buenos nadadores que cuando nadamos con él. Mi natación no fue mala, me situé a la izquierda del todo y salí fuerte hasta la primera boya sin recibir (para toda la gente que éramos) demasiados golpes. En esa primera boya situada a unos 400m cogí los pies de un grupo bastante decente y ahí me quedé el resto de la natación sin nada destacable. Saliendo a unos 5:30´ de Josemi y a 6´ de Pedro.


Hice una transición normal, ni rápida ni lenta y me subí en la bici teniendo clarísimo que tenía que darlo todo para acercarme a la cabeza y "meterme en carrera". Eran 90km con repechos pero para rodar a una sola vuelta e hice los primeros 5 o 6km sin ir a tope, para acomodarme en la bici, para que la musculatura cogiese buen tono y sin arriesgar con esos primeros adelantamientos en las calles y rotondas de la ciudad. Una vez fuera de Sevilla y ya en carretera "pura" empecé a apretar y a adelantar bastantes posiciones. Hacia el Km25 cada vez resultaba más difícil adelantar a la gente lo cual quería decir que su nivel era mayor y que por tanto me estaba acercando a las posiciones delanteras. Sobre el Km30 adelanto a Juan Salvador Díaz y un triatleta portugués y un poco más adelante un espectador me dice que voy tercero. De pronto me vi solo, en medio de la nada, sin coches ni motos a mi alrededor y sin nadie a la vista por delante ni por detrás. Fueron unos minutos en los que me costó mantener la concentración. En el Km 40, en la subida más dura del recorrido un espectador me da una referencia de 3´ a cabeza, no sé si es o no fiable pero quiero creerle, eso quiere decir que de los 6´ que me habían sacado Pedro y Josemi en el agua ya les había recortado la mitad y que si seguía así les cogería antes de llegar a la T2. Seguí concentrado en comer, beber y sufrir y no mucho más tarde, en el Km50 les empiezo a ver. "ya están ahí", pienso... Poco a poco me fui acercando a ellos y en el Km56 les doy caza al final de un repecho, no me lo pensé, les pasé todo lo rápido que pude y seguí fuerte a ver si se quedaban pero aguantaron bien la primera "embestida". 3 o 4Km más alante en una de las pocas curvas en las que había que tocar el freno de todo el recorrido entré fuerte y salí más fuerte aún para tratar de que perdieran la referencia y así le ocurrió a Josemi, que en ese punto empieza a quedarse. Cogemos una larga recta con aire de cara y Pedro viene detrás de mí (siempre respetando la distancia) a pesar de que yo voy a tope, por un momento pienso incluso en hacerle un gesto para que pase él y poder "descansar" un poco pero cuando voy a hacerlo me doy cuenta de que se está quedando así que toca apretar más aún. Era el Km65 y ya iba solo en cabeza, una agradable sensación que hacía mucho que no sentía en un triatlón. Esos últimos 25km se me hicieron muy largos y duros, incluso iba un poco mareado, había gastado casi todas mis fuerzas pero sabía que si tenía alguna opción de ganar esta prueba era seguir apretando y sacar la máxima ventaja en la T2. Quitando un par de frenazos inesperados por culpa de la moto de la Guardia Civil que teóricamente abría carrera y por una señora que pretendía adelantar donde era imposible, todo transcurrió con normalidad hasta la zona de boxes a donde llegué con unos 2´30´´ de ventaja sobre Pedro y Josemi, que llegaron bastante juntos.
 


Nada más ponerme a correr ya noté dos síntomas que no me gustaron: las piernas no tenían la alegría de otras veces y el estómago, entre que había estado dos días malo durante la semana y todo lo que había comido y bebido en la bici estaba al límite. Pero no era momento para buscar excusas ni desconcentrarse sino para todo lo contrario así que empecé a correr con las cosas claras: poner un ritmo de 3´40´´ y tratar de mantenerlo al igual que había hecho en Bilbao la semana anterior. Por desgracia una cosa es lo que uno "quiere" y otra lo que uno "puede" y mi cuerpo en Sevilla no daba para mucho más, mi ritmo se fue ralentizando poco a poco y en el Km6 rodar por debajo de 4´/km era casi inviable por más que me esforzaba y en el Km9 ya me pasa Josemi como una moto... Me dicen que Pedro viene tocado y que puedo aguantar la segunda posición pero en el Km11 veo a Arrate retirada y eso me hace hundirme del todo... Sigo como puedo rodando a 4´20´´(y gracias) hasta que en el Km17 me coge Pedro. No va mucho más fuerte que yo y le digo que me intento ir con él pero que no se preocupe que no le voy a disputar el segundo puesto... nada, imposible... le aguanto 500m y tengo que aflojar. En ese momento solo tengo una obsesión y le pregunto a todo el mundo "¿dónde viene el cuarto?", sabía que era Juan Salvador Díaz que es un grandísimo atleta y no quería que se me escapase el podium bajo ningún concepto. Finalmente, a 3km de meta me dicen que viene a 1´ o 1´30´´, "ostias" pienso, "que al final me pilla..." así que me exprimo y doy todo, absolutamente todo lo que tengo para llegar a meta y salvar el tercer peldaño del podium.



Cuando 72h después de la carrera escribo esto se me pasan muchos pensamientos por la cabeza pero creo que hice todo lo que estuvo en mi mano para ganar y si no lo logré fue porque mis rivales ese día estaban más fuertes que yo. ¿Y si no hubiera corrido en Bilbao?, pues a lo mejor hubiera corrido mejor en Sevilla, no lo sé, ni lo quiero saber... las cosas han venido como han venido, quería correr las dos pruebas, en Bilbao quedé satisfecho con mi rendimiento y de Sevilla me fui contento por el podium y también por mi segmento de bici en el que me encontré como hacía tiempo que no me encontraba.





Me despido felicitando a Josemi, Pedro y Salvador por ser unos grandes y dignos rivales, un lujo compartir sufrimiento con ellos y también felicitando a la organización porque desde mi punto de vista fue bastante buena.

Fotos: Ofsport y Triatlonchannel


 
Jose Almagro Valero © Copyright 2010 | Reservados todos los derechos | Contactar | Adapted by Reivaj Setnom | Inicio